A la güera no le gusta que le metan el pito con condón, prefiere sentir la carne viva raspando su orto.

⇓ Descargar Vídeo HD
Descripción Compartir Comentarios

Después de mamar el camote con mucha saliva, la güera pidió que la penetraran por el ano y sin condón. Por su parte, el joven universitario nunca pensó que las madres solteras pudieran ser tan putas y calientes. Ahí estaba, con la güera de pelos falsos bien pegada a su chorizo. Por más que la empujaba contra sus verijas, ella no dejaba de succionar el falo, como una aspiradora o una sanguijuela. Sólo por momentos la morra tosía y escupía una densa saliva proveniente de su tráquea. Después, cuando los músculos de su quijada se cansaron, tomó el pito en su mano y lo dirigió a su culito. El morrito no estaba listo para tener sexo anal sin protección, pero ella hizo pucheros y rogó que el metiera el pepino, así con la carne desnuda para sentir más chingón. El vato le hizo caso, sintiendo el mayor de los placeres en toda su puta vida.

Categorias: Petardas
A la güera no le gusta que le metan el pito con condón, prefiere sentir la carne viva raspando su orto.

Comentarios

19 min 153 visitas