Dos amantes se vieron en un motel para darse una cogida de despedida. Pero es imposible dejar el vicio del sexo.

⇓ Descargar Vídeo HD
Descripción Compartir Comentarios

Ella lloraba por el teléfono y le decía que ya no soportaba el remordimiento de ser infiel a su marido. Por esta razón, acordaron verse en un motel por última vez y coger hasta el desmayo. Así pues, la señora entró al cuarto de motel. Al cerrar la puerta, el amante se convirtió en un tigre y se lanzó sobre la presa. Mientras le metía la lengua en la garganta, el picador le rompía la ropa aunque al día siguiente no tuviera qué ponerse. Ahora bien, la señora se colocó en la deliciosa posición de perrito. El sancho la sujetó de la cintura, estrecha y compacta, para ensartarle la macana y romperle el chocho. Rápidamente la panocha se llenó de mocos blancos y cremosos, señal inconfundible de placer. No obstante, el fornicador cambió de pose en el último momento. Con los tobillos de la mujer abrazando su nuca, el wey le hizo picadillo el panocho en posición misionero.

Categorias: Xvideos Etiquetas:
Dos amantes se vieron en un motel para darse una cogida de despedida. Pero es imposible dejar el vicio del sexo.

Comentarios

8 min 713 visitas