¡En dónde se mete el maduro! Este fin de semana terminó atrapado debajo de las nalgas de una brasileña.

⇓ Descargar Vídeo HD
Descripción Compartir Comentarios

Si su mujer lo encontrar con esa culona dándose sentones en la verga, seguro lo pone de puntitas en la calle. Como es costumbre, el marido no regresa a casa los sábados por la noche. Como el vato tiene billetes, decide irse con los compas a algún putero y gastar la feria con unos culitos gorditos y ricos. A pesar de su juramento, de sólo tomar unas cervezas y ver las hembras frondosas bailando, el wey acaba de pedir un privado. Al estar en el cuartucho y tener el enorme pedorro de la bailarina en su cara, pierde al razón y sólo quiere clavar al verga como bestia. Así que no pregunta la tarifa, sólo se dedica besar y mordisquear el trasero de la hembra exuberante. Sin más, la cabrona de grandes caderas comienza a montarlo de reversa, a petición del cliente. Él nalguea el redondo culo y goza la panorámica.

Categorias: Petardas
¡En dónde se mete el maduro! Este fin de semana terminó atrapado debajo de las nalgas de una brasileña.

Comentarios

1 min 40 sec 1.225 visitas